El viernes tuve que ir al Cementerio, y me acordé de aquella frase que me decía mi madre cuando yo era niña y me entraba la pereza:

—¡Los he visto más rápidos en Berichitos!

La verdad es que, si lo piensas bien, es una referencia entre gótica y graciosa… Hasta los muertos parecen hacer las cosas con más agilidad que tú… Un poco Tim Burton…

Porque al Cementerio Municipal de Pamplona, Cementerio San José, nuestras abuelas le llamaban el Cementerio de Berichitos, en referencia al lugar en el que fue instalado hace ya más de 200 años. Berichitos es el pequeño espacio situado junto al rio Arga, entre el barrio de San Jorge y Santa Lucía y allí, en las afueras, se decidió instalar el Cementerio Municipal durante la ocupación francesa de Pamplona, en 1808, exactamente el mismo año que la Ciudadela fue conquistada en una batalla de bolas de nieve (estamos deseando contaros esta divertida historia en PLANETA PAMPLONA. Cada vez falta menos). Cuando se construyó, nadie quería darle uso (en general, a los cementerios nadie quiere darles uso, no vamos a engañarnos; pero, además, en Pamplona, la gente estaba acostumbrada a ser enterrada dentro de sus parroquias y aquel espacio un poco lejos del centro y, además, al aire libre, no pareció tener mucho éxito al principio, así que lo organizaron por parroquias -San Nicolás, San Saturnino, San Lorenzo, los hospitales civil y militar…- para ver si, de esta manera la gente se animaba a utilizarlo más).

No tardó mucho en empezar a utilizarse. Tanto que, como la gente tiene la costumbre de morirse, en seguida se quedó pequeño y tuvieron que ampliarlo un par de veces. Al menos, hasta que a comienzos del siglo XXI la inauguración del horno crematorio hizo que los enterramientos fueran bajando a pesar de que los habitantes de Pamplona van aumentando.

Bueno, el caso es que, como buenos pamplonautas que somos, aprovechando que estábamos por allí nos pasamos a visitar el precioso mausoleo de Pablo Sarasate (que, a propósito, el violinista fue el protagonista de una de las primeras entradas de esta página web).

El mausoleo, de mármol blanco, está instalado en una rotonda de la calle principal del cementerio; y este viernes estaba repleto de flores porque el Ayuntamiento de Pamplona, todos los años, el 1 de noviembre, día de Todos los Santos, va a rendir homenaje a uno de sus hijos predilectos. Me gusta leer la inscripción: Aquí reposan los restos del excelentísimo señor D. Pablo Sarasate y Navascués, hijo predilecto de esta ciudad. Pamplona, 10 de mayo 1844. Biarritz 20 de septiembre 1908.

Los planeteros somos un poco frikis con estas cosas, lo sé; pero tengo que confesar que me gusta la inscripción por sus dos curiosidades:

  • En realidad, Pablo Sarasate se llamaba Pablo Martín Melitón… pero ni siquiera en su tumba reflejaron su nombre completo.
  • Y, además, por la fecha de nacimiento que en el mármol de la tumba está equivocada: Pablo Sarasate nació en Pamplona, es cierto. Pero fue el 10 de marzo, como se puede comprobar en cualquiera de sus biografías oficiales e, incluso en la placa que el Ayuntamiento de Pamplona puso en el nº 19 de la calle San Nicolás, portal en el que nació.

Reconozco que, a este par de planeteros pamplonautas nos gusta coleccionar este tipo de curiosidades o gazapos que encontramos por nuestra ciudad y que, como en esta ocasión, permanecerá en el tiempo, ya que la fecha se encuentra grabada en mármol. Algo en lo que también reparamos al visitar la tumba de Carlos III en la Catedral de Pamplona ya que este rey, como se consideraba descendiente de Carlomagno, exigió que en su tumba se le denominada Carlos IV (pero esa es otra larga e interesante historia para contar en PLANETA PAMPLONA).

 

 

Idoia Saralegui y Alberto Garayoa

Por Idoia Saralegui y Alberto Garayoa

Idoia, escritora, social y pamplonauta y Alberto, empeñado en proyectos de recuperación y aficionado al podcast y la fotografía. Juntos hemos unido aficiones pero sobre todo inquietudes y la mezcla es PLANETA PAMPLONA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

68 − 61 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies